3ª BULA PAPAL РAERTERNI REGIS

REY ETERNO 1481

Referencias: Frances Gardiner Davenport, tratados europeos relacionados con la historia de los Estados Unidos y sus dependencias ,
Washington, Carnegie Institution, 1917, p√°gs. 50-52
fuente: desconocida

Sixto, obispo, siervo de los siervos de Dios. Para un recordatorio duradero.
La clemencia del rey eterno, a trav√©s de la cual reinan los reyes, habiendo sido colocados en la cima de la Sede Apost√≥lica, deseamos con sincero deseo para todos los reyes cat√≥licos, bajo cuya auspiciosa gu√≠a los fieles de Cristo son fomentados en la justicia y la paz, desean el estado y la prosperidad. Y tranquilidad y tranquilidad, y deseamos fervientemente que entre ellos florezca la dulzura de la paz. Y encontramos que aquellas cosas que fueron hechas por nuestros predecesores, los Romanos Pont√≠fices, y otros con este prop√≥sito, para que permanezcan intactas y sin da√Īo, y salgan lejos de todo escr√ļpulo de contenci√≥n, aplicamos favorablemente la fuerza de la confirmaci√≥n apost√≥lica.


Hace alg√ļn tiempo se llev√≥ a la audiencia del feliz recuerdo del Papa Nicol√°s V, nuestro predecesor, que el difunto Enrique, un infante de Portugal, amado en Cristo nuestro hijo Alfonso de Portugal, y t√≠o del ilustre rey de los Algarbii reinos [Aqu√≠ sigue el resto de la confirmaci√≥n de la bula Roman pontifex de 8 de enero de 1455 y de la inter alia de 13 de marzo de 1456. / Aqu√≠ sigue el resto de la confirmaci√≥n de las bulas del 8 de
enero de 1455 y de 13 de marzo de 1456.]

Pero despu√©s, cuando nuestro hijo Fernando Castilla y el ilustre rey Alfonso, dicho rey y m√°s amado en Cristo, y sus s√ļbditos, el enemigo del g√©nero humano, florecieron en la guerra por la astucia del enemigo, por fin, por la Obrando de divina clemencia, llegaron a la paz y la concordia, y por la paz entre ellos ellos mismos han hecho algunos cap√≠tulos para establecerse y establecerse entre ellos, entre los cuales se sabe que un cap√≠tulo es de este tipo:

Y a todas las islas mencionadas de los Asores, es decir, los Halcones, y las islas de Florum, y tambi√©n las islas de Cabo Verde, es decir, el Cabo Verde, y las islas que ahora encuentra, y todas las islas que de ahora en adelante ser√° encontrado o adquirido, de las islas de Canaria m√°s all√° y de este lado y a la vista de Guinea, de modo que todo lo que se encuentre o se encuentre y se adquiera m√°s all√° de dichos t√©rminos, lo que fue descubierto y revelado queda para el dicho el Rey y Pr√≠ncipe de Portugal y sus reinos, excepto √ļnicamente las islas de Canaria, Lanzarote, Lapalma, Forteventura Lagomera, Ho Fierro, Ha Gratiosa, Ha Gran Canaria, Tanarife y todas las dem√°s islas de Canaria que hayan sido adquiridas o adquiridas, y que siguen siendo los reinos de Castilla; y as√≠ no molestar√°n, ni molestar√°n ni molestar√°n a ninguna persona, M√°s bien, a trav√©s de este presente, prometen y aseguran, de buena fe, sin enga√Īo, a dichos se√Īores el rey, y el pr√≠ncipe de Portugal y sus sucesores, que no enviar√°n por s√≠ mismos, ni a trav√©s de otros, ni lo har√°n. Consentimiento; de hecho defender√°n que sin el permiso de dichos se√Īores del rey y pr√≠ncipe de Portugal no ir√°n a comerciar en dicho comercio y terreno ni en las islas, tierras de Guinea, descubrimientos o descubrimientos, sus naciones naturales o s√ļbditos en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier circunstancia, inesperada o inesperada, ni en ninguna otra naci√≥n extranjera que morara en sus reinos y que deb√≠an equiparlos en sus propios puertos o tomar las provisiones y provisiones necesarias para navegar; ni les dar√°n ocasi√≥n, favor, lugar, ayuda, ni asentimiento, directa o indirectamente, ni permitir√°n que vayan armados o cargados de cualquier forma para ir all√≠.Y si alguno de los s√ļbditos naturales o s√ļbditos de los reinos de Castellevel fuera extranjero, pasar√≠a a negociar, paralizar, traficar, presa, adquirir, en dicha Guinea y en dichos lugares de comercio y trueque, y de minas o minas, y las tierras e islas que deben ser descubiertas y para el futuro que se encontrar√°n sin el permiso y consentimiento expreso de dichos se√Īores, rey y pr√≠ncipe de Portugal, o sus sucesores, que son tales que deben ser castigados en la manera, lugar y forma que fue ordenada por dicho cap√≠tulo de este novedoso Tratado de Paz reformado, que se observar√° y se observar√° en los asuntos mar√≠timos contra los que descienden a las orillas de la bah√≠a, y los puertos de presa Dale maldici√≥n, o haz cosas malas, o en medio del mar haz lo que se menciona.obstruir, comerciar, aprovecharse, adquirir en dicha Guinea y en dichos lugares de comercio y trueque y minas o minas de oro y las tierras e islas que se encontrar√°n y se encontrar√°n en el futuro, sin el permiso y consentimiento expreso de dichos se√Īores, rey y pr√≠ncipe de Portugal, o de sus sucesores, para que tales hombres sean castigados en la forma, lugar y forma que se ordene en dicho cap√≠tulo de esta novedosa reforma del Tratado de Paz, que ser√° observada y Hay que observar en los asuntos mar√≠timos contra los que descienden a las costas del Golfo, y como refugio de presas, traficantes, o para hacer el mal, o para hacer cosas en medio del mar.obstruir, comerciar, aprovecharse, adquirir en dicha Guinea y en dichos lugares de comercio y trueque y minas o minas de oro y las tierras e islas que se encontrar√°n y se encontrar√°n en el futuro, sin el permiso y consentimiento expreso de dichos se√Īores, rey y pr√≠ncipe de Portugal, o de sus sucesores, para que tales hombres sean castigados en la forma, lugar y forma que se ordene en dicho cap√≠tulo de esta novedosa reforma del Tratado de Paz, que ser√° observada y Hay que observar en los asuntos mar√≠timos contra los que descienden a las costas del Golfo, y como refugio de presas, traficantes, o para hacer el mal, o para hacer cosas en medio del mar.para ser adquiridos en dicha Guinea y en dichos lugares de comercio y trueque y de minas o minas de oro y las tierras e islas que se descubrir√°n y encontrar√°n en el futuro, sin el permiso y consentimiento expreso de dichos se√Īores, el rey y pr√≠ncipe de Portugal, o sus sucesores; el lugar y forma que dispuso dicho cap√≠tulo de este novedoso tratado de reforma de paz, que ser√° preservado y deber√° mantenerse en los asuntos mar√≠timos contra los que desciendan a las costas del Golfo, y como refugio de presas, traficantes o hacer el mal, d√©jenlos hacer esas cosas en medio del mar.para ser adquiridos en dicha Guinea y en dichos lugares de comercio y trueque y de minas o minas de oro y las tierras e islas que se descubrir√°n y encontrar√°n en el futuro, sin el permiso y consentimiento expreso de dichos se√Īores, el rey y pr√≠ncipe de Portugal, o sus sucesores; el lugar y forma que dispuso dicho cap√≠tulo de este novedoso tratado de reforma de paz, que ser√° preservado y deber√° mantenerse en los asuntos mar√≠timos contra los que desciendan a las costas del Golfo, y como refugio de presas, traficantes o hacer el mal, d√©jenlos hacer esas cosas en medio del mar.y la forma que ha ordenado dicho cap√≠tulo de esta novedosa reforma del Tratado de Paz, la cual ser√° observada y deber√° mantenerse en los asuntos mar√≠timos contra los que descienden a las costas del Golfo, y como refugio de presas, traficantes, o actuando mal, o en medio del mar, hacen cosas.y la forma que ha ordenado dicho cap√≠tulo de esta novedosa reforma del Tratado de Paz, la cual ser√° observada y deber√° mantenerse en los asuntos mar√≠timos contra los que descienden a las costas del Golfo, y como refugio de presas, traficantes, o actuando mal, o en medio del mar, hacen cosas.

Adem√°s, los Reyes de Castilla y Le√≥n han prometido y concedido, en la forma antes mencionada, para ellos y sus sucesores, que no se permitir√°n indagar y asistir de ning√ļn modo a la conquista del reino de Fez, como el los antepasados de los reyes pasados de Castilla no se hab√≠an admitido; los se√Īores, rey y pr√≠ncipe de Portugal, y sus reinos y sus sucesores podr√°n enjuiciar a dicho denunciante y defenderlo de la forma que les plazca, y lo prometieron y acordaron. En todo lo que dichos se√Īores, rey y reina de Castilla, ni personalmente ni a trav√©s de otros, ni en la corte ni fuera de ellos, no se muevan en el local, ni en parte, ni de hecho, ni de derecho, ni de hecho, ni en los asuntos que le conciernen, disputa, duda, cuestionamiento, ni desprecio alguno; por defecto;y para que no se alegue en el futuro, desconocimiento de la prohibici√≥n y castigo de dichos contratos, dichos se√Īores remitieron inmediatamente a los jueces y funcionarios de los puertos de sus dichos reinos, para que observen, completen y ejecuten fielmente todos que se dijo, y enviarlos a predicar y publicar en su corte en dichos puertos del mar de los reinos y se√Īores antes mencionados, para que llegue a su conocimiento.

Aprobamos y confirmamos por el tenor del presente documento, y lo comunicamos por el patrocinio del presente documento, decretando que todos y cada uno de ellos deben obtener la plena fuerza de su firmeza y deben ser guardados para siempre. Y, sin embargo, a los venerables hermanos, obispos de Elborensis y Silvenum y de Portugal, a trav√©s de escritos apost√≥licos, movimiento y conocimiento similar, ordenamos al mismo Quintino o dos o uno de ellos, personalmente u otro u otros, cada letra y cap√≠tulo antes mencionado. , donde y cuando sea necesario, confiscando solemnemente y asistiendo al mismo rey y pr√≠ncipe de Portugal y a sus sucesores en todas y cada una de las defensas efectivas anteriores, no permitir√°n que el mismo rey, pr√≠ncipe y sucesores sean molestados por ning√ļn de lo anterior o de cualquiera de ellos, de cualquier rango, estado, grado o condici√≥n. O incluso bloqueado abusadores e impedimentos, as√≠ como los objetores y rebeldes, por nuestra autoridad, por la censura eclesi√°stica y otros recursos de la ley, despu√©s de que una apelaci√≥n haya sido pospuesta y restringida, sin perjuicio de todo lo mencionado anteriormente, o si lo hubiera, en forma conjunta o solidaria, un indulto. De la Sede Apost√≥lica debe ser prohibido, suspendido o excomulgado, no pueden por las cartas apost√≥licas no hacer menci√≥n completa y expl√≠cita de este tipo de indulto palabra por palabra. Por lo tanto, es l√≠cito para ninguno de nosotros violar esta p√°gina de nuestra confirmaci√≥n, aprobaci√≥n, comunicaci√≥n, constituci√≥n y mandato, o ir en contra de ella con imprudencia temeraria. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo. Por nuestra autoridad, a trav√©s de la censura eclesi√°stica y otros recursos de la ley, despu√©s de que se haya interpuesto un recurso de refrenamiento, sin perjuicio de todo lo anterior, o en su caso, conjunta o separadamente, un indulto de la Sede Apost√≥lica, que puede ser prohibido, suspendido o excomulgado por las cartas apost√≥licas, menci√≥n expl√≠cita y textual de este tipo de indulto. Por lo tanto, es l√≠cito para ninguno de nosotros violar esta p√°gina de nuestra confirmaci√≥n, aprobaci√≥n, comunicaci√≥n, constituci√≥n y mandato, o ir en contra de ella con imprudencia temeraria. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo. Por nuestra autoridad, a trav√©s de la censura eclesi√°stica y otros recursos de la ley, despu√©s de que se haya interpuesto un recurso de refrenamiento, sin perjuicio de todo lo anterior, o en su caso, conjunta o separadamente, un indulto de la Sede Apost√≥lica, que puede ser prohibido, suspendido o excomulgado por las cartas apost√≥licas, menci√≥n expl√≠cita y textual de este tipo de indulto. Por lo tanto, es l√≠cito para ninguno de nosotros violar esta p√°gina de nuestra confirmaci√≥n, aprobaci√≥n, comunicaci√≥n, constituci√≥n y mandato, o ir en contra de ella con imprudencia temeraria. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo. Hay indulto de la Sede Apost√≥lica, porque no pueden ser prohibidos, suspendidos o excomulgados por las cartas apost√≥licas por no hacer menci√≥n plena y expl√≠cita de tal indulto, tanto verbal como verbalmente. Por lo tanto, es l√≠cito para ninguno de nosotros violar esta p√°gina de nuestra confirmaci√≥n, aprobaci√≥n, comunicaci√≥n, constituci√≥n y mandato, o ir en contra de ella con imprudencia temeraria. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo. Hay indulto de la Sede Apost√≥lica, porque no pueden ser prohibidos, suspendidos o excomulgados por las cartas apost√≥licas por no hacer menci√≥n plena y expl√≠cita de tal indulto, tanto verbal como verbalmente. Por lo tanto, es l√≠cito para ninguno de nosotros violar esta p√°gina de nuestra confirmaci√≥n, aprobaci√≥n, comunicaci√≥n, constituci√≥n y mandato, o ir en contra de ella con imprudencia temeraria. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo. O ir contra √©l con atrevimiento temerario. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo. O ir contra √©l con atrevimiento temerario. Pero si alguno se atreve a intentarlo, h√°gale saber que incurrir√° en la indignaci√≥n del Dios Todopoderoso y de sus bienaventurados ap√≥stoles Pedro y Pablo.

Dado en Roma, junto a San Pedro, en el a√Īo de la Encarnaci√≥n de nuestro Se√Īor, hace un a√Īo, el und√©cimo d√≠a de julio del d√©cimo a√Īo de nuestro pontificado.

Jo. Sobre Salos
P. De Monte
Jo. Bocina
L. Grifus